Body&Soul

Abdominoplastia: Recupera la figura después del parto

Abdominoplastia: Recupera la figura después del parto

Una de las principales preocupaciones de las mujeres después del parto es que su cuerpo vuelva a ser el que era antes del embarazo. Generalmente, el abdomen es la zona más afectada tras 9 meses de gestación. Para ayudar a las madres a recuperar su silueta, en Tintoré Brasó apostamos por la abdominoplastia. Una operación vanguardista también adecuada para cualquier persona que necesite remodelar esa zona.

 

La flacidez de la piel y la distensión muscular del estómago son unos de los principales efectos negativos del embarazo. Desafortunadamente, en muchos casos –sobre todo después de varias gestaciones– no se consiguen corregir sin cirugía. Para hacerlo de forma altamente eficaz, el equipo médico de Tintoré Brasó realiza una abdominoplastia que combina la técnica Lipofit4D® con instrumental puntero para estirar los tejidos de la zona del vientre y recuperar toda su firmeza. Es ideal para aquellas mujeres delgadas o con un sobrepeso leve.

 

Innovación en la cirugía abdominal

 

Igual que en una abdominoplastia clásica, el objetivo de esta operación es reparar la musculatura abdominal y eliminar el exceso de piel descolgada. Pero la principal ventaja de la abdominoplastia de Tintoré Brasó es que no afecta el aspecto del ombligo, ya que se realiza una incisión muy pequeña y baja. Con esta exclusiva técnica, los médicos acceden a la musculatura abdominal desde la zona púbica, para eliminar el exceso de piel y el abombamiento desde el interior. Al trabajar de este modo, también se puede reparar la flacidez de la zona superior al ombligo sin que este se vea modificado de ningún modo. Al terminar el proceso quirúrgico, el sobrante de piel se ajusta en una cicatriz, apenas perceptible, parecida a la de una cesárea. Para reducir el tiempo de intervención (entre 2 y 3 horas) y asegurar unos resultados extraordinarios, la operación es llevada a cabo por 2 cirujanos.

 

Abdomen firme y plano

 

La abdominoplastia no requiere ingreso. Se realiza con anestesia general y bloqueo nervioso para minimizar el dolor posterior. Llevarás durante un tiempo una faja postquirúrgica, pero al tratarse de una intervención no invasiva, lo más probable es que una semana ya te sientas bien. La vuelta total a la vida normal dependerá de diversos factores, pero gracias al programa de Body Coach, que incluye masajes linfáticos, ultrasonidos, dieta y electroestimulación, mejoramos la cicatrización, aceleramos la recuperación del tono muscular y la movilidad. En un mes estarás en plena forma, con un estómago firme y esbelto, sin rastro de flacidez.